CONJETURAS. Salinas Pliego: el prepotente empresario lópezobradorismo

Por Álvaro Cepeda Neri

I.- De los empresarios que se han sumado a López Obrador, nadie como Ricardo Salinas Pliego: dueño de los Estudios de televisión TV-Azteca, Elektra, Total Play y otras cincuenta empresas; entre las que también está un banco, para captar las remesas, etc. Supo convertirse a tiempo en lópezobradorista a través de su enclave: Esteban Moctezuma. Y quien ahora es embajador del tabasqueño ante Biden, para de esta manera tener bajo control a Marcelo Ebrard; no vaya a creer éste que ya es el precandidato presidencial para 2024. El caso es que este comentario tiene como punto de partida la columna de Sabina Berman, donde ella se ocupa de Salinas Pliego para retratarlo tal y como es. Resulta que Sabina Berman trabajó en Tv-Azteca y el prepotente empresario le envió un mensaje misógino, para preguntarle cómo se sentía cuando fue su esclava. Y para quitarle lo machista al multimillonario, ella ha respondido en su columna de manera tajante a los comentarios soeces del tal Salinas Pliego.

II.- Y es que parece que con su imperio económico y el apoyo político de López Obrador, este “hombre de negocios” anda creyendo que es más que suficiente para insultar a los trabajadores de sus empresas y considerarlos esclavos. Ricacho desde hace varios sexenios, es decir, con Peña, Calderón, Fox y hasta con Zedillo, trata a sus 90 mil empleados como sus esclavos, con el consentimiento del inquilino de Palacio Nacional. Hizo lo correcto Sabina Berman al responderle públicamente a ese prepotente. Y lo hizo comedidamente, para ponerlo en su lugar de patán. Ese que logró una senaduría para su hija y derecho de picaporte con López Obrador a quien apoya incondicional; a cambio de lo cual tiene todo el respaldo lópezobradorista. Y por lo cual, el empresario muestra servilismo a cambio de ser intocable y permitirle satisfacer sus desmedidas ambiciones; tanto que merece las consideraciones presidenciales para continuar enriqueciéndose al frente de un imperio con el más variado modus operandi. Pero Berman lo puso en su lugar y lo exhibió como lo que es.

III.- No lo mandó al infierno, pero sí que se mantenga como el grosero que es. Pero parece que es imposible meterse con esa “celebridad” que no ha permitido que sus empresas dejen de laborar, pasando por encima de las medidas gubernamentales. Hay que verlo dizque haciendo obras de “caridad” y apoyando a coros, presentando una faceta muy alejada de su realidad solamente para engañar, mientras las televisoras de su propiedad lo ponen al aire. Este moderno “Rico Mac Pato” sí que es esclavo de sus multimillonarios intereses. Pertinente sería saber si sus ganancias son invertidas en nuestro país o son migrantes con la finalidad de proteger a toda costa sus intereses. Sabina Berman es una mujer, dramaturga, comunicadora y periodista, que usa el tapabocas contra la peste del coronavirus, pero no duda en responder a un Salinas Pliego contaminador de provocaciones, al que le salió una dama para ponerlo en su lugar.

[email protected]

category Columnas, Conjeturas]