La industria de la construcción contribuye con el 6.5% del PIB en la economía nacional

 

-Durante el 2019, generó cerca de 252 mil millones de pesos en el país.

La industria de la construcción juega un papel importante en la economía de los países del mundo y en el caso de México, a finales del 2019, generó cerca de 252 mil millones de pesos.

El sector de la construcción en los últimos años se ha convertido en la tercera actividad económica importante en el país, con la mayor capacidad para la generación de empleos, con gente que cuenta con alta especialidad como son los ingenieros y arquitectos en diferentes niveles de especialidad, y, hasta obreros con diferentes oficios, señaló Pedro Luis Díaz Bermúdez, Director de la Facultad de Ingeniería Civil de la UPAEP.

De acuerdo a datos proporcionados por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción de finales del año pasado, señalan que el valor de la producción de las empresas constructoras a nivel nacional fue de alrededor de 252 mil millones de pesos, lo que habla de una cantidad muy significativa dentro de la economía del país, externó Pedro Luis Díaz.

Manifestó que por cada 10 puestos de trabajo directos de acuerdo a la información de la citada cámara, se generan 5 trabajos indirectos en los sectores económicos relacionados a la industria de la construcción.

Díaz Bermúdez invitó a todos los jóvenes que están interesados en continuar con sus estudios universitarios, para que el 29 y 30 de mayo, a través del sitio web de la universidad www.upaep.mx/fwd, puedan seguir en línea la experiencia vocacional UPAEP Forward Virtual y todas las actividades que se tienen programadas para estas fechas, las cuales comenzarán a partir de las 9 de la mañana.

Asimismo, dijo que en términos de empleo, la industria de la construcción genera el 7.3 por ciento de las fuentes de trabajo en el país, en donde el 59.5 por ciento de la población es económicamente activa a partir de los 15 años de edad en adelante, es decir, “estamos hablando del 7.3 por ciento de los 57 millones de personas, tienen un trabajo vinculado al campo de la construcción”.

El académico explicó que dentro de este rubro de la construcción, se puede hablar de 4.2 millones de puestos de trabajo; y a su vez, se generan cerca de 2.8 millones de empleos indirectos, además de que todas las áreas asociadas al ramo de la construcción en términos de proveeduría, también se generan trabajos, como son la industria del cemento, del acero y la madera, que son insumos básicos para la construcción; otro rubro filial de este campo es la industria del transporte, entre otros.

Comentó que en términos de aportaciones al producto interno bruto del país, el sector de la construcción contribuyó con el 6.5 por ciento en la economía nacional de México, hasta finales de año del 2019.

Díaz Bermúdez mencionó que en cuanto a la cadena productiva de la industria de la construcción, ésta activa a 185 de las 262 ramas económicas nacionales. Y por cada peso que se invierte en el ramo de la construcción, 43 centavos se distribuyen en los diferentes sectores vinculados con la cadena productiva del país.

Dijo que en México las obras de construcción son hechas por el sector público, las cuales brindan algún beneficio a la sociedad y de manera adicional, se tienen las obras particulares promovidas por la iniciativa privada, que también se suman a la generación de empleos.

“La infraestructura pública ayuda al crecimiento general y bienestar de la sociedad y por supuesto, a la creación de puestos de trabajo, así como la detonación de otras actividades económicas en una ciudad o población, como es el comercio, el turismo y generación de puestos directos e indirectos”, recordó el académico.

Para José Daniel Dámazo Juárez, catedrático de la Facultad de Ingeniería Civil de la UPAEP, abundó que es importante que se reactive la economía en el país, y en el caso del sector de la construcción, dijo que representa uno de los sectores principales en la productividad y generación de empleos de México.

Reiteró que una vez que entre en funcionamiento la industria de la construcción, comenzará a caminar toda la cadena productiva de ese sector, como es el cementero, los productores del acero, las canteras, con la producción de arena grava; el sector del autotransporte, proveedores, el ramo de los fabricantes de madera y de manera periférica, los productores de prefabricados y otros materiales vinculados con este sector.

Dámazo Juárez, dijo que dependiendo de las obras que se lleguen a realizar en estos momentos, será la reactivación de otros sectores relacionados con la industria de la construcción, como son los fabricantes de pinturas, impermeabilizantes, fabricantes del vidrio, del aluminio que también van a generar fuentes de trabajo para albañiles y gente con oficios específicos.

Subrayó que el sector de la construcción es un reactivador importante para la economía del país, junto con el sector automotriz y minero, que soportan un número significativo de empleos en México.

Por último, Pedro Luis Díaz, enfatizó que en este regreso a la “nueva normalidad” en el sector de la construcción, es importante tomar en cuenta las medidas de seguridad y continuar con la sana distancia para evitar que se incrementen el número de contagios por la COVID-19. Para ello, dijo que la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, generó un documento que orienta a los trabajadores y empresarios de la industria de la construcción para tomar las medidas necesarias de seguridad con respecto a la pandemia del coronavirus.