Acoso escolar también tiene como base estereotipos de género

·       La IBERO impartirá un taller para padres y madres de familia sobre cómo desarticular los estereotipos de género y la educación sexista desde la infancia

 Pedro Rendón

 

El acoso escolar o el bullying que se da desde edades tempranas tiene también como base los estereotipos de género que se cruzan con otras condiciones, capacidades y estereotipos de belleza, señaló la doctora Elvia González del Pliego Dorantes, coordinadora del Programa de Género e Inclusión de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

 

Los estereotipos, según investigaciones, se componen por cuestiones cognitivas y afectivas que integran los prejuicios y cuestiones reactivas que orientan las acciones que determinan la discriminación. Los estereotipos sexistas, se sustentan en un sistema binario desigual que atribuye a las mujeres ciertas cualidades y debilidades que les son exclusivas y su contenido puede hacer referencia a una cuestión física, a su capacidad intelectual o a una condición social.

 

Por ejemplo, si a alguna niña le gusta a hacer una actividad que no cumple con el estereotipo de su género, puede ser agredida por otros (as) que le digan que es un marimacho porque ‘no actúa’ como una niña.

 

A los niños que tampoco actúan según esos estereotipos en ocasiones se les agrede con frases como ‘te comportas como niña’, lo cual, por ejemplo, si fuese por haber llorado, limita la expresión de sus emociones o sentimientos y fomenta la represión y/o el uso de la violencia como vía de expresión.

 

Los estereotipos de género continúan hasta la educación superior, donde algunas personas piensan que las mujeres, en lugar de estudiar carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (llamadas STEM, por sus siglas en inglés), deben cursar licenciaturas vinculadas con el arte, la educación, la nutrición, la psicología, entre otras, ‘por su sensibilidad’ y por considerar que son carreras ‘más propias’ para mujeres, que les permitirán continuar con la gestión doméstica y las actividades del cuidado en la familia.

 

Pero de vuelta a los estereotipos de género en la educación básica, la Dra. Elvia mencionó que algunos estudios han identificado que ya en el primer ciclo de enseñanza están muy implantados y en el ámbito escolar favorecen a los niños.

 

También hay estudios que han analizado las diferencias de atribuciones para alumnas y alumnos, y han encontrado que esto provoca diferencias en términos de auto concepto, pues las chicas consideran que sus fracasos se deben a causas internas que no pueden modificar y sus éxitos a causas externas e inestables, por lo que hay veces que quienes tienen éxito académico se pueden autopercibir como poco femeninas y esto podría provocarles inhibiciones en su desarrollo académico.

 

También hay estudios que señalan que en la educación formal estos estereotipos son muy importantes pues influyen al personal docente en sus concepciones sobre la forma de ser de cada uno de los sexos, la forma en que aprenden y las posibilidades diferenciadas de desarrollo que atribuyen a la personalidad masculina y femenina.

 

Cómo desnormalizar la educación sexista

 

Ante esa realidad, la académica de la IBERO dijo que hay que empezar en la familia por ‘desnormalizar’ la educación sexista, señalando los comentarios sexistas y tratos diferenciados con los cuales se aprenden los mandatos de género, para que la gente los vaya identificando y empiece a reflexionar sobre ello y a transformarlo.

 

En las escuelas se debe formar al profesorado en temas de género, para que entienda por qué algunos de sus comentarios y actitudes para con sus alumnas y alumnos pudieran estar teniendo mensajes sexistas.

 

“Las profesoras, los profesores, son seres humanos, tienen construcciones de género, tienen una educación en la cual hemos crecido todas las personas, entonces está tan normalizado que no se dan cuenta. No es que lo hagan porque quieran dañar al alumnado, sino porque simplemente así fueron educados”.

 

“Entonces también tienes que darles una formación para que puedan reflexionar y comprender los beneficios sociales y personales de transformar su forma de pensar y enseñar a favor de la igualdad entre los géneros, y tienes que tener en una escuela, sí o sí, protocolos para atender y prevenir violencia de género y el acoso escolar que tenga tintes de género, además hacer campañas y materiales informativos marcando esos estereotipos.”

 

Taller para una educación no sexista desde la infancia

Comprometidos con atender estos temas, el Programa de Género e Inclusión de la IBERO, la iniciativa The Wo+Men Project/MujerEs IBERO y Fomento de Investigación y Cultura Superior A.C (FICSAC), patronato económico y de desarrollo de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, han organizado un taller para padres y madres de familia sobre cómo desarticular estereotipos de género y la educación sexista desde la infancia. Se llevará a cabo el sábado 29 del presente, de 11:00 a 13:00 horas.

La actividad, que se transmitirá por Zoom, está abierta al público general (aunque tendrá cupo limitado a 30 personas) y será impartida por la activista ‘Cerrucha’. Las y los interesados podrán inscribirse en: generoeinclusió[email protected]

El taller, será como “un regalo” posterior al foro digital ‘Desnormaliza la desigualdad de género’, donde entre otras personas acudieron como panelistas la Dra. Elvia González del Pliego Dorantes, coordinadora del Programa de Género e Inclusión de la IBERO; así como el Dr. Manuel López Pereyra, coordinador del Doctorado de Estudios Críticos de Género de esta misma institución.