OASIS. Sana heridas emocionales

 

Psic. Gonzalo Valenzuela

 

Ama lo que eres y ama lo que haces;

será tu sistema inmune contra el dolor y la enfermedad

 

En tu historia personal seguro que has librado duras batallas, desde que eras pequeño, y tal vez en la actualidad aún estén abiertas viejas heridas emocionales que no han podido cicatrizar, sobre todo si fuiste objeto de abusos físicos o psicológicos que te impiden ser feliz aquí y ahora.

 

Dentro de ti se agita un mar de confusiones, dudas, preocupaciones, tristeza, odio, resentimiento y miedo, te sientes prisionero en esa cárcel psicológica autoconstruida de manera inconsciente al asumir actitudes negativas hacia ti mismo, hacia la vida en general y otras personas, de vez en cuando percibes una vocecita que te dice muy quedo: -es momento de cambiar, de mirar hacia delante, de vivir plenamente y aprovechar al máximo tu paso por la tierra.

 

¿Cómo sanar tus emociones…? reconociéndolas, aceptándolas y dándole las gracias por su intención positiva, porque si no fuera por ellas jamás habrías intentado buscar ayuda para un crecimiento personal y empezar a sanar esas viejas heridas emocionales, recuerda que tu calidad de vida está determinada por tus actitudes, piensa que eres el arquitecto de tu futuro y con cada decisión que tomes estarás más cerca de hacer realidad tus sueños.

 

Haz las paces contigo mismo mediante un pacto de no agresión, ya deja de culparte, en vez de ello, comienza a percibirte como un ser lleno de amor, siente que el poder infinito del amor te invade y te envuelve en un manto de luz dorada, reconoce tus innumerables cualidades, concéntrate en tu grandeza, en lo positivo de tu carácter, si eres amistoso, perseverante, competente, inteligente, observador, estudioso, etc.

 

Haz una lista con tus cualidades y repásalas diariamente, descubrirás que tienes muchos dones que puedes compartir. Quiérete por esas cualidades y ámate por tus defectos, por esas imperfecciones que hacen de ti un ser único e irrepetible, libérate de resentimientos, deja ir los odios, olvida tus frustraciones porque tu amor lo comprende todo.

 

¿Cómo sanar tus emociones…? Cierra tus ojos e imagina al pequeño o pequeña que fuiste alguna vez parado frente a ti, ¿Cómo te mira…? ¿Cuál es la expresión de sus ojos…? Estira tus brazos, siéntalo en tu regazo y abrázalo, dile que está a salvo, que a partir de ahora en adelante tú estarás con él o con ella y que le acompañarás siempre, que estarás ahí para protegerle cuando sienta miedo, que no le abandonarás jamás, que al fin puede confiar en alguien que le ama profunda y completamente de manera incondicional.

 

Se amable y compasivo contigo mismo, ya no necesitas agradar a nadie más que a ti, abandona los celos hacia otras personas o cosas, piensa que hay suficiente para todos, que cada quien es como es, que no necesitas compararte con nadie y que no puedes cambiar a otras personas, pero sí puedes cambiar tu percepción hacia ellas; tu actitud.

 

Abandona toda negatividad, recuerda que te has hecho el propósito de ser y dar felicidad, que te has separado de tu orgullo pues ya no domina tu vida, porque has superado tu pasado, tú eres más que tu historia, eres lo que decides ser aquí y ahora, lo que puedes cambiar es lo que ocurre en tu presente, lo mejor del pasado es que ya pasó, concéntrate en lo que vas a cambiar o mejorar, visualízate vívidamente con esas nuevas características, agranda la imagen y ponle colores brillantes, percibe las agradables sensaciones al recordar todas las cosas buenas que han ocurrido en tu vida, en todo lo bueno que te ha sucedido.

 

 

Imagina el futuro brillante que te espera al hacer realidad todas tus metas, cuando hayas aprendido a amarte a ti mismo y a los demás sin reservas, cuando hayas sanado tus emociones y reestructurado tu carácter, verás como crece dentro de ti un sentimiento de madurez, responsabilidad y libertad interior. Tu vida marchará mejor cada día. Gracias por tus comentarios y sugerencias en: [email protected]