OASIS. Al estar bien contigo misma estás bien con los demás

OASIS

¿Qué hay más allá del hogar?

 

Por: Gonzalo Valenzuela

Si tú eres ama de casa, como se suele llamar a la ocupación de cada vez menos mujeres que han decidido dedicarse en cuerpo y alma a las labores del hogar, al cuidado de los hijos y viven consagradas al bienestar de su familia, tal vez en alguna ocasión te hayas preguntado ¿qué hay más allá del hogar?

Sin duda estas personas cuidadoras, sean hombres o mujeres, llegan a experimentar agobio y cansancio de vivir encerradas entre unas paredes, que por muy lujosas que sean no dejan de ser prisión.

Al principio cumplías tus labores con un gran amor y compromiso, ya que los hijos eran pequeños y necesitaban mucho de tus tiernos y amorosos cuidados, además de que tu juventud todo lo compensaba, el amor a tu pareja y verlos crecer sanos y fuertes eran motivos suficientes que te mantenían feliz y equilibrada emocionalmente.

Al paso de los años, los hijos llegan a la adolescencia y después a la edad adulta necesitan cada vez menos de ti y el esposo ya no es tan tierno y apasionado como era, además de que sobrevienen los molestos síntomas del climaterio y la menopausia, hasta el punto en que te llegas a preguntar sobre el sentido de tu existencia al continuar viviendo sola en casa.

¿Qué hay más allá del hogar…? bien, mal o regular, tu Misión como madre ya la has cumplido, aunque claro, ésta no concluye con ver a los hijos grandes y autosuficientes, porque continúa por toda la vida, ahora te empiezas a dar cuenta que tus necesidades como persona siempre han sido relegadas, porque siempre tu familia fue la prioridad en tu vida.

Cuando se trata de cuidar de ti misma, más vale tarde que nunca, este es el momento y este es el lugar, la persona eres tú, piensa en todas esas cosas que te agradaría realizar para ti, que disfrutarías mucho, que te harían sentir muy bien, ya basta de sacrificarte por otros, aun cuando sean tus hijos o tu pareja.

Piensa qué hay más allá del hogar, qué cosas te gustaría aprender, amplía tu círculo de intereses y amistades, tus redes de apoyo, recuerda que tú eres la responsable de tu felicidad, tienes todo el derecho de disfrutar lo mejor de tu vida, para que los años que te resten no los vivas en vano, sumida en la desesperación o en la tristeza por la falta de reconocimiento de tus seres queridos por los que has hecho tanto.

No caigas en la trampa del chantaje emocional, para forzar a tu familia a que haga lo que tú deseas, no trates de controlarlos, echándoles en cara todos tus sacrificios, todo lo que hiciste fue tu decisión, fueron actos de amor y el amor se regala, tampoco asumas el papel de víctima, lamentándote de lo mal que te va en la vida.

Aún puedes hacer muchas cosas por ti y para ti, haz que tu ser rebose de luz y amor, amándote y aceptándote como eres, y amando y aceptando a los demás como son en este momento, recuerda que tanto tú como ellos hacen lo que creen que es mejor, la vida siempre es dinámica y se renueva, en cada amanecer renace la esperanza.

¿Qué hay más allá del hogar…? Tú elegiste la ocupación más noble y trascendente, educar a tus hijos, sacar adelante a una familia, porque tú eres el pilar principal, la que mantiene la armonía y la estabilidad, por ello necesitas cuidar también de ti misma, llenarte de energía y entusiasmo para poder continuar con ellos sin descuidarte.

Los hijos cuando son pequeños o jóvenes no valoran en toda su dimensión lo importante que eres y has sido en sus vidas, sin embargo, eso no debe preocuparte, porque todo lo que has hecho por ellos es y ha sido por amor, ahí está tu recompensa, es una prueba irrefutable de la grandeza de tu ser, eres fantástica, excelente y claro que aún puedes crecer, desarrollarte y mejorar, posees grandes cualidades que puedes utilizar más allá del hogar. Gracias por tus comentarios y sugerencias en: [email protected]