Pocos análisis serios

José Antonio López Sosa

Concluyó la visita del presidente López Obrador a Washington y, su encuentro con el presidente de aquel país, Donald Trump.

Tristemente vivimos en México una polarización al extremo, quienes odian sistemáticamente al presidente consideran que fue un fracaso, no omiten burlarse de que no habla inglés y aseguran que fue una vergüenza la presencia y palabras del presidente allá en Washington.

Quienes siguen incondicionalmente al presidente López Obrador ven en este viaje, un triunfo descomunal tanto del presidente como de la 4T, creen que se trató de un estadista mesurado y emiten todo tipo de halagos.

Ni lo uno ni lo otro, causa hilaridad leer y escuchar todo tipo de insultos y adulaciones, estamos entrando a un terreno mucho más complejo, el de las irrealidades, tanto de un lado como del otro, que a largo plazo no nos hace más que perder el piso y dejar de percibir realidad.

Es complicado encontrar un análisis serio con relación a la visita de López Obrador al presidente Trump, evidentemente hubo cosas buenas y malas, me parece demasiado pronto para calificar de positiva o negativa la visita porque hay otras variables en juego, tales como la elección en los Estados Unidos, el comportamiento del presidente Trump en los próximos meses, la relación del presidente López Obrador con los empresarios que participen del nuevo tratado trilateral y, como irá la relación entre ambos países en el futuro inmediato.

Cada quien en su realidad: los odiadores en una, los aduladores en otra y la gente sin filias ni fobias, sorteando el presente y tratando de analizar con la razón y no con el estómago.

Apuntes a nuestro subdesarrollo.