Zoé-IMSS fueron sometidos por el Tribunal Federal Electoral

Conjeturas

Por Álvaro Cepeda Neri

I.- Como estamos en un régimen que va más allá de lo dictatorial, sus funcionarios suponen que las demás instituciones: los poderes judiciales, incluyendo al electoral, están dejando pasar abusos como el del IMSS de Zoé Robledo (quien le compra material a una empresa del hijo de Bartlett). Y es que resulta que este personaje estuvo enviando cartas con la fotografía y firma de López Obrador, a quienes reciben apoyos económicos; por lo que el Instituto Nacional Electoral (INE) le reclamó en buenos términos, indicándole que eso era una medida electoral y que debía evitarla. Zoé no hizo caso e incluso replicó al INE y éste tuvo que recurrir al Tribunal Federal Electoral, quien finalmente resolvió que Zoé-IMSS debía acatar lo que indicaba el IFE o se exponía a una multa y sanción penal. Solamente así el director general del IMSS detuvo su campaña proselitista y en una de las conferencias matutinas de AMLO, aceptó acatar lo que ordenaba el INE. Aunque omitió especificar que lo hizo hasta que el Tribunal Electoral se lo ordenó.

II.- ¿Por qué Zoé Alejandro Robledo Aburto mintió una vez más? La cuestión estriba en que el ex senador y ex diputado por Chiapas; ex subsecretario de Gobernación y hoy Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, como todo morenista-lópezobradorista, estaba sirviendo a los intereses electoreros del tabasqueño, adornando esas cartas con una fotografía de Andrés Manuel para hacer notar a los destinatarios que el favor se lo debían al Presidente de la República. De esta manera es que quien ya se apuntó como aspirante a la sucesión presidencial… o cuando menos para ser desgobernador de Chiapas, donde ya lo fue su padre y resultó un nefasto funcionario, creía hacer méritos para ganar puntos en su competencia contra Ebrard –sobre todo–; y suponiendo que no pasaría de una llamada de atención por parte del INE, siguió con su propaganda. Pero la mañosa maniobra fue obstaculizada por el Tribunal Federal Electoral, que conociendo de la queja y en cumplimiento de sus facultades de no permitir presiones electorales, resolvió que el funcionario de marras estaba abusando con sus cartas.

III.- Pero Zoé-IMSS quiso sorprender a la opinión pública, diciendo que finalmente acataba la orden del INE, cuando en realidad se vio obligado a ello porque la autoridad electoral, conociendo jurídica-políticamente del asunto, se dio cuenta de que Zoé-IMSS estaba cometiendo graves faltas administrativas y poniendo al IMSS al servicio de una campaña electoral disfrazada de misivas, en las que López Obrador agradecía a los destinatarios el recibir los apoyos económicos (con dinero del pueblo, no del bolsillo de Morena ni del tabasqueño). Lo cual era una burda maniobra que ocultaba un proselitismo electorero. El director general del IMSS quiso sorprender respondiendo que acataba lo dispuesto por el INE; aunque lo hizo hasta que el Tribunal Federal Electoral le ordenó abstenerse de utilizar al IMSS y los apoyos que se otorgan, para ayudar a López Obrador y a Morena. Le descubrieron el juego a Zoé Robledo.

 

cepedaneri@prodigy.net.mx