¿Discreción o marginación de Sheinbaum?

Conjeturas

 

Por Álvaro Cepeda Neri

 

I.- No hay duda de que el secretario de Relaciones Exteriores: Marcelo Ebrard Casaubón sigue siendo mano, si en el 2022 la consulta sobre revocación de mandato dispone que AMLO debe renunciar; si éste no es el caso, entonces Marcelo Luis sigue apuntado para el 2024, en la carrera electoral. Y es que Sánchez Cordero está fuera y quién sabe si para antes o entonces ya habrá renunciado (para no decir que la despidieron). Bien que mal, la otra que figura para la sucesión de López Obrador, es doña Claudia Sheinbaum Pardo, rozando ya para esa fecha los 60 años, como cuando López Obrador asumió la sucesión de Peña; y contra quien ya desenvainó la espada anticorrupción el huésped de Palacio Nacional. Sheinbaum no ha dejado su protagonismo en la capital del país. Pero en la fotografía del reportero gráfico: Héctor López (Excélsior: 14/IV/20), donde aparece AMLO, el secretario de la Defensa Nacional (a quien no dan por muerto en caso de una emergencia sucesoria) y, la pieza clave de los secretarios del despacho presidencial: Ebrard Casaubón, también por los 60 para ese entonces.

II.- En la citada foto, Claudia Sheinbaum está totalmente relegada, pues López Obrador aparece con los integrantes de los hospitales privados con quienes suscribió la cooperación por si es necesario para cuando el coronavirus arrecie; a su lado, sobresaliendo por su estatura se ve a Ebrard y con una casi kilométrica “susanadistancia” la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Es la única mujer en el grupo de once que se fotografiaron, delante del letrero: “Conferencia de Prensa”. Está Zoé Robledo o alguien muy parecido al chiapaneco (hijo de un ex desgobernador priista, y quien apenas duró un año como “gober”). Tal vez doña Claudia prefirió marginarse, por aquello guardar la distancia. Empero, todo indica que nadie la invitó a integrarse y se quedó relegada, esbozando una sonrisa y sin su acostumbrada pañoleta. Desde que López Obrador asumió la Presidencia de la República, se insistió mucho en que era la escogida para la sucesión del 2024, pero en más de un año, ha sido echa a un lado.

III.- Es claro que la ha desplazado el señor Ebrard, quien la ha estado haciendo del “mil usos”, por supuesto por indicaciones de quien no pierde su protagonismo. Así que experta en cuestiones de energía, con su licenciatura y doctorado en Física e Ingeniería Energética, Sheinbaum Pardo anduvo incursionando en la grilla y la política en el partido de la Revolución Democrática (PRD) desde 1989, fecha en que se dio la fundación de este partido. Luego se afilió al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ya con López Obrador y éste la escogió como candidata a la jefatura capitalina, desde donde, vecina a unos metros de Palacio Nacional, su padrino López Obrador no ha dejado de acercarla. Como ella sabe que tiene un rival en Ebrard, y guardando la distancia por la “grilla” y el coronavirus, ha desaparecido un poco del primer círculo lópezobradorista; aunque todo puede ser un recurso electorero de López Obrador. En la foto, empero, aparece marginada.

 

cepedaneri@prodigy.net.mx