CONJETURAS. Villalobos nunca está en su oficina en Sonora

Por Álvaro Cepeda Neri

I.- Apoyado y recomendado por su consuegro, Víctor Manuel Villalobos fue designado secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, con residencia en el municipio de Cajeme, dentro del perímetro de Ciudad Obregón; esto, pues, al sur de Sonora, donde están las principales extensiones de la agricultura, los siete pueblos indígenas yaquis. Este señor Villalobos nunca está en ese domicilio pues se la lleva en la capital del país, sabedor de que la tal protección familiar lo hace consentido de López Obrador. Y, claro, los problemas agrícolas –que ya no son los del “neoliberalismo”– han empeorado la producción nacional; con lo que se han estado importando granos sobre los que existe el control de precios (como en el caso del maíz, para impedir el alza de la tortilla). A pesar de esto, el tal Villalobos recibe su salario mensual con cargo a su tarjeta y se la pasa disfrutando sin cumplir con sus obligaciones. Ni siquiera está al tanto de las constantes manifestaciones de inconformidad por el abandono de sus funciones que, asimismo, han causado desempleo en el campo.

II.- Este funcionario ni siquiera atiende los estragos de las inundaciones en Tabasco, Chiapas, Veracruz y Yucatán, por lo que deberían deslindársele responsabilidades y, por sanción, al menos ser cesado. La corresponsal en ese municipio cajemense: Cristina Gómez Lima (La Jornada: 8/XII/20), ha informado que agricultores del Valle del Yaqui, han estado protestando en las oficinas (cerradas) de Agricultura, porque les han recortado programas y bajado el precio de los granos (maíz, trigo); lo que, incluso, afecta al Valle del Mayo, con lo que todo el sur está padeciendo una crisis. Y que el mismo López Obrador, al pasar por esa región, nada interviene, con lo que el tal Villalobos Arámbula más se enconcha en su cargo. Productores de los Organismos del Sur de Sonora han insistido en ser atendidos, pero el dizque servidor público, consuegro de un muy cercano colaborador de López Obrador, los ha ignorado para el pago de las cosechas y subsidios.

III.- Así las cosas, la situación que tiene lugar en el noroeste del país, es la misma que se presenta a lo largo de todo el territorio. López Obrador, que dice estar en todo, ha descuidado esa actividad, no obstante la escasez de dinero para abastecerse mediante compras en el extranjero. Las instalaciones de la secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, con unos cuantos empleados, es un adorno de la supuesta “cuarta transformación”. Pues desde su nombramiento, Villalobos Arámbula ha permanecido como figura decorativa y la actividad agrícola nacional totalmente abandonada. Pacientemente, los agricultores han esperado por dos años y no hay el menor asomo de que Villalobos cumpla con sus funciones. Éste se la lleva en la capital del país y aparece de vez en cuando en las mañaneras como “florero” lópezobradorista. De esta manera, los agricultores no encuentran la forma para conseguir una entrevista con el consuegro, que les resuelva los graves problemas a los que se enfrentan. Porque éste goza de influencias a la sombra de la corrupción actual.

[email protected]