Las deudas públicas se pagan, las obras a veces … se construyen

 

AGENDA EMPRESARIAL

Jorge Marcelino Alejo

Ya se advierte que el relevo de los poderes municipales en Puebla capital, no será en buenos términos como se adelantó que sucedería.

Nos referimos a la suposición que hace Eduardo Rivera Pérez como edil electo, de que le dejen los recursos económicos suficientes para afrontar los problemas que deje el Ayuntamiento de la presidente en funciones, Claudia Rivera Vivanco.

Esto se pone interesante por varias interrogantes, pero solo apuntaremos dos. Una es que si Eduardo le está girando instrucciones a Claudia para que le deje en orden el Gobierno Municipal. La otra es si Claudia le va a responder: “Si señor y su nieve de limón o fresa”?

Sin embargo hay que reconocer que el señalamiento de Rivera Pérez, está sentando un precedente al pedir que se le deje en orden el Gobierno Municipal. No quiere problemas y tampoco desea desgastarse en atender asuntos que le distraigan de ejercer su Gobierno, que se supone, será extraordinario porque se lo exigen los tiempos actuales, sobre todo en materia económica.

Lo esencial, es que sería fabuloso que los gobernantes que concluyen su periodo, no dejen problemas y menos de dinero.

Pero la realidad es que Claudia Rivera ya se va.

Por lo tanto a Eduardo Rivera le corresponde proceder como juzgue pertinente, y porque no es extraño que los gobernantes -como se estila en territorio mexicano- apliquen sus programas de gobierno conforme a sus criterios y decisiones, tal como lo ha constatado la historia.

El clásico botón de muestra lo tenemos en la deuda pública del Estado de Puebla, que le heredó el Gobierno Morenovallista al Gobierno de Miguel Barbosa. Y por ende, será herencia para futuros Gobiernos Estatales. La deuda ahí está, los poblanos la están pagando con altísimos intereses. Los acreedores se embolsan mensualmente cientos de millones de pesos y no se habla de renegociarla.

En cuanto a obras públicas, no se construyó el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, tal como lo proyectó y presupuestó en miles de millones de pesos el Gobierno Federal de Enrique Peña Nieto. El actual sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, simplemente lo desechó.

Si el tesorero municipal Leobardo Rodríguez Juárez, admitió que el Ayuntamiento de Claudia Rivera Vivanco dejará alrededor de 550 millones de pesos, que suerte tiene Eduardo Rivera. Ojalá alguien le cuente aquella anécdota del alcalde de un municipio alejado de la capital del país, que al terminar su mandato dejó 30 pesos en la Caja de Caudales.

M E M O R A N D U M

SOBRE COSTOS

Si el Tribunal Electoral del Estado de Puebla –TEEP- ratifica su decisión de revocar la diputación plurinominal al morenista Carlos Evangelista Aniceto, dejará el mensaje de que las elecciones de junio ido, aún no han terminado.

Pero también es de hacer notar, que esa revocación está planteando una vía muy efectiva para la eliminación de las curules plurinominales.

Que no se soslaye que por trienios y sexenios, se ha demandado la anulación definitiva de las pluris, tanto por el caprichoso manejo para regalárselas a parientes y amigos de dirigentes partidistas, como por los sobrecostos que representan al erario los enormes salarios de esos diputados.

Si el Tribunal apoya su revocación con el argumento de  que el partido Morena tiene sobre representación en el Congreso Local, nos permitimos hacer hincapié en que se deben eliminar por sobre costos económicos, que provienen de los impuestos que pagan los que trabajan.

[email protected]